¿Por qué fracasar nos da tanto miedo?

por | 15 Mar 2023 | Lectura para pacientes | 0 Comentarios

¿Por qué fracasar nos da tanto miedo?

El miedo al fracaso es un sentimiento bastante común presente en la mayoría de personas alguna vez en su vida y que puede tener un efecto negativo e incapacitante, limitando así el potencial de cada uno.  A menudo, nos sentimos presionados para tener éxito en todas las áreas vitales, desde nuestra carrera profesional hasta nuestras relaciones personales.

Sin embargo, la idea de que podamos fracasar hace que construyamos unas barreras mentales imposibles de superar a simple vista. Estas condiciones negativas autoimpuestas frecuentemente son exageradas por el individuo, creando una situación de parálisis y estancamiento la cual quizás se podría evitar si se analizara racionalmente. En este artículo, exploraremos el concepto de miedo al fracaso, sus causas y cómo superarlo para lograr el éxito y la felicidad.

¿Qué es el miedo al fracaso? Consecuencias.

El miedo al fracaso es, fundamentalmente, el temor a fallar. Dependiendo de la persona, puede darse en tareas cruciales o de forma cronificada en tareas las cuales no son consideradas como importantes para ella.  Generalmente tiene connotaciones sociales, ya que existe preocupación por el posible juicio negativo de los demás en caso de no lograr los objetivos deseados.

Este sentimiento puede provocar en las personas consecuencias considerablemente negativas, como:

  • Reducción de la autoestima y autoconfianza: el miedo al fracaso puede llevar a las personas a sentirse inseguras y cuestionar su capacidad para enfrentar desafíos y alcanzar metas.
  • Estancamiento en el crecimiento personal y profesional: Eel temor a errar puede impedir que las personas tomen riesgos y se enfrenten a situaciones desafiantes que les permitan crecer y desarrollarse en todos los campos vitales.
  • Inhibición de la creatividad y la innovación: puede limitar la capacidad de las personas para explorar nuevas ideas, enfoques y soluciones creativas, ya que temen equivocarse o no cumplir con las expectativas.
  • Aislamiento social: puede hacer que las personas eviten socializar y participar en actividades que involucren la interacción con otros, ya que temen el juicio y la crítica de los demás.
  • Actitud pasiva o resignada: puede llevar a las personas a adoptar una actitud pasiva o resignada ante la vida, ya que temen fracasar y no creen que puedan lograr sus metas.
  • Deterioro de la salud física: el miedo al fracaso puede generar un nivel elevado de estrés y ansiedad, lo que puede impactar en la salud física de las personas, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares, trastornos digestivos y otros problemas de salud.

Causas y razones psicológicas del miedo al fracaso

Uno de los principales factores que contribuyen a la aversión al fracaso son las experiencias pasadas. Las personas pueden desarrollarlo como resultado de vivencias negativas anteriores, como fracasos escolares, laborales, deportivos o en relaciones interpersonales.

Por ejemplo, si una persona ha experimentado repetidos fiascos en su carrera profesional, posiblemente se predisponga negativamente a situaciones similares en el futuro, lo que puede afectar su desempeño y su capacidad para tomar riesgos. De manera similar, si una persona ha sufrido una humillación pública o una crítica severa después de cometer un error, puede sentir una gran ansiedad y miedo al fracaso en el futuro en este tipo de acciones.

Es importante tener en cuenta que estas experiencias pasadas no tienen que ser necesariamente grandes fracasos. Incluso pequeños errores o reveses pueden afectar la percepción que tiene una persona sobre sí misma y su capacidad para tener éxito en el futuro. Es por eso que es importante tratar todas las experiencias pasadas con empatía y comprensión, y aprender a ver los fracasos como oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

Otro aspecto a tener en cuenta es la presión social. Esta puede ser una fuerza poderosa en la vida de una persona, y puede hacer que sienta que el fracaso no es una opción. Esta puede provenir de amigos, familiares, compañeros de trabajo o incluso de la sociedad en general. Por ejemplo, la presión de los padres para que sus hijos tengan éxito en la escuela o la presión de los medios de comunicación para que las personas tengan cuerpos «perfectos» pueden llevar a las personas a sentirse cuestionadas constantemente y forzadas a obtener lo que se considera socialmente aceptable.

El perfeccionismo es otra razón psicológica común del miedo al fracaso. Las personas perfeccionistas a menudo establecen altas expectativas para sí mismas y pueden sentir que cualquier resultado que no llegue a unos altos límites autoimpuestos no será válido. El perfeccionismo también puede llevar a la procrastinación, ya que las personas pueden sentir que nunca están lo suficientemente preparadas o capacitadas para completar una tarea de manera perfecta.

El autoconcepto y la autoestima son otros factores psicológicos que pueden contribuir al miedo al fracaso. Cuando una persona tiene una baja autoestima y un autoconcepto negativo, puede tener una tendencia a percibirse a sí misma como un fracaso y temer que los demás también la vean así. Esto puede generar una preocupación excesiva por el fracaso y una evitación de situaciones que puedan poner a prueba sus habilidades.

Además, la falta de confianza en uno mismo puede generar una inseguridad que hace que las personas sientan que no están preparadas para enfrentar los desafíos. Esta falta de confianza puede tener su origen en experiencias previas de fracaso, lo que hace que la persona tenga una baja percepción de su propia capacidad para superar obstáculos y lograr sus objetivos.

Como se puede observar si se relacionan causas y consecuencias, al igual que en la mayoría de aspectos psicológicos, las personas que experimentan miedo al fracaso entran en un círculo en el que ambas se retroalimentan haciendo muy difícil salir de él, creando una sensación de desesperanza y frustración.

Superar el miedo al fracaso

  • Acepta que el fracaso es normal: entender que el fracaso es una parte normal del proceso de aprendizaje y crecimiento puede ayudarte a reducir el miedo. Recuerda que incluso las personas más exitosas han experimentado derrotas en su camino, como por ejemplo el mítico Walt Disney, quien fue despedido de su primer trabajo en una empresa de periódicos por «falta de imaginación» y «falta de buenas ideas». Este obstáculo no hizo que cesara en su empeño de alcanzar el éxito.
  • Establece metas a corto plazo: en lugar de centrarte solo en las grandes metas que tendrán lugar en un futuro lejano, establece metas más pequeñas y realistas a corto plazo. Esto puede ayudarte a sentirte más motivado y seguro en tu camino hacia el éxito.
  • Enfócate en el proceso, no en el resultado: centrarse en el proceso de trabajo en lugar de solo en el resultado final puede ayudar a reducir el miedo al fracaso. Haz énfasis en el camino y en las pequeñas victorias que logras, en lugar de solo en el éxito final.
  • Define el éxito para ti mismo: define lo que es el éxito para ti y no para los demás. Esto te ayudará a establecer objetivos más realistas, librándote además de la presión social que ejercen las comparaciones con otras personas que, supuestamente, son más exitosas.
  • Aprende de tus errores: en lugar de lamentarte por el fracaso, analiza qué salió mal y cómo puedes mejorar en el futuro. Los fracasos pueden ser una gran oportunidad para aprender y crecer si se afrontan de la manera apropiada.
  • Practica el pensamiento positivo: concéntrate en los aspectos positivos de una situación y visualiza el éxito en lugar de centrarte en la posibilidad de fallar. El pensamiento positivo puede ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad, lo que a su vez puede mejorar el rendimiento y la capacidad de tomar decisiones.

Hay ocasiones en las que no somos nosotros los que necesitamos superar el miedo, si no que queremos ayudar a otra persona. Para apoyarla, es importante mostrar empatía y comprensión, además de dar validez emocional a sus temores y preocupaciones. También es útil fomentar una actitud positiva y realista hacia el fracaso, destacando que es una oportunidad para aprender y crecer. Proporcionar retroalimentación constructiva y alentar a la persona a establecer metas alcanzables es otra acción a llevar a cabo. Finalmente, es importante ser paciente y estar disponible para ofrecer apoyo y motivación a medida que la persona trabaja para superar su miedo al fracaso.

Conclusión

El miedo al fracaso es un sentimiento común que puede limitar el potencial de las personas y generar consecuencias negativas como la reducción de la autoestima, el estancamiento en el crecimiento personal y profesional, la inhibición de la creatividad, el aislamiento social, la actitud pasiva o resignada y el deterioro de la salud física. Las causas del miedo al fracaso son diversas, incluyendo las experiencias pasadas, la presión social, el perfeccionismo, el autoconcepto y la autoestima. Es importante abordar estos factores para superar el miedo a errar y ver los fracasos como oportunidades de aprendizaje y crecimiento, puesto que una vez se completa con éxito el primer objetivo, es mucho más fácil terminar satisfactoriamente los siguientes. Al hacerlo, las personas pueden lograr el éxito y la felicidad en sus vidas.

«El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: es el coraje para continuar lo que cuenta».

-Winston Churchill.

Si tienes problemas de autoestima, así como miedo al fracaso contamos con los mejores psicólogos para ayudarte. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Alejandro García López

Alejandro García López

Psicólogo General Sanitario colaborador en PsicoAbreu. Terapeuta EMDR por el instituto español de EMDR nivel 1 y nivel 2 y especializado en terapia de Neurofeedback, Tratamiento neurocomportamental destinado a la adquisición de autocontrol sobre determinados patrones de actividad cerebral.

CONTACTA CON NOSOTROS

📞 672 40 40 40

 

DESEO RECIBIR ESTOS ARTICULOS

9 + 4 =

Loading...
Escanea el código